Juanma Velasco

Un espacio sin cortinas de humo

TODOS NEGROS

6 comentarios

Publicado en Levante de Castelló el 13 de junio de 2018

 

En ocasiones leo foros. Esencialmente el de El País. Confieso que dedico más tiempo a analizar las opiniones de los intervinientes que a objetivar la noticia que las suscita. Para aquellos que crean que el foro de El País rezuma de un progresismo conmovedor que se alinea con el mío, lamento contradecir su especulación porque, aunque obviamente en el marco opinativo popular más amplio de los medios escritos nacionales hay pensadores de corte izquierdista, predomina un patriotismo españolista, incluso homófobo hacia el divergente, que se opone a cualquier vínculo con la libertad y que denuesta por igual a Podemos, al PSOE, a los catalanes y a la solidaridad espontánea con el desfavorecido de serie.

A juzgar por esa mayoría de dogos, se podría inferir que la deriva ideológica de El País a posiciones neoliberales ha conseguido la hipnosis deseada; el espíritu de Rivera respira convincente en ese vivero donde pacen los suyos. El País, el actual, al menos el que todavía tengo la mala inercia de leer, más bien ojear, ese que todavía no presenta la mano de una Soledad Gallego-Díaz que parece más inclinada a retornar a posiciones socialistas, ha servido como laboratorio de cocción de especímenes entrenados para relustrar los símbolos patrios con nula transigencia hacia quienes los cuestionamos, yo mismo he sufrido heridas verbales defendiendo mi trinchera discrepante de una mayoría corporativa.

A Pedro Sánchez le han ninguneado tanto que ahora que se ha encontrado en una cúspide ejecutiva imprevista, necesita hacerse querer de más para compensar tanto desamor acumulado, en particular por los que enarbolaban, y lo siguen haciendo, sus mismas siglas ideológicas. Quizá, solo quizá y en coordinación con la Generalitat Valenciana, por esta necesidad de loas y de piropos, Sánchez haya hecho de su pronto, orden para acoger a la embarcación del oprobio, ese Aquarius apestado, uno de tantos continentes de exilios forzosos, solo que debido a lo masivo de este y a la cerrazón de Italia, el gesto se amplifica porque, además, España ha salvado del tambaleo migratorio a una maltrecha UE en un asalto en el que la campana tardaba más de tres minutos en sonar. Desconozco cuánto tiempo le costará aflorar al verdadero Pedro Sánchez, el mismo que ha merodeado cien veletas, ese que ahora levita sobre nubes de optimismo extraparlamentario, el que aspira a ser a la vez Sísifo y piedra, pero hasta el momento el sosias está superando mis expectativas. Celebro continuar equivocado de augurios.

No pocos de los comentarios vertidos en la noticia que El País desarrolla sobre las circunstancias de la admisión del barco Aquarius en el puerto de Valencia me provocan un sentimiento íntimo de desolación por pertenecer a la misma especie que los energúmenos intelectuales que los perpetran. Manifestaciones de rechazo frontal hacia la medida, aportaciones trumpianas del estilo de España first, alusiones al riesgo del efecto llamada, menciones nostálgicas a VOX, invocaciones a la pronta recuperación del PP para que de nuevo imponga su hijoputez migratoria basada en sumergir la conciencia en la arena del auténtico supremacismo que no es sino creer, y querer, que las patrias del presente devengan eternas, puras, hidalgas y vibrantes, condenando, por hereje, a la tectónica de placas de pueblos que mutan y aspiran a tener falla propia.

Un odio ilimitado hacia el nacionalismo impregna numerosos de los mensajes, máxime cuando se hace público que Colau, Urkullu y los navarros se han ofrecido también para acoger también a una cuota de inmigrantes; predisposición que no se ha observado en ninguna de las comunidades gobernadas por el PP,  pero el mensaje de una mayoría de foreros de El País (no de La Razón, ni de ABC, el Mundo o el Español, no, de El País, el otrora faro espiritual del progresismo) sigue apuntando a la línea de flotación de un nacionalismo con el que uno simpatiza porque ya hace mucho tiempo que descubrió que esta España tan española me causa el repelús insatisfecho de lo gomoso, el mismo que destiñe una bandera a la que percibo, sin esconder mi subjetivismo,  como símbolo continuista de algo menos que un país libre.

No se puede soslayar que el gesto de Sánchez solo es eso, un gesto, un arranque de solidaridad visceral que parchea una anécdota de ignominia mediterránea con un extra de publicidad tan necesaria para un recién llegado, pero el avispero africano sigue eyectando desarrapados en busca de un horizonte somero de luz blanca y favorecedora, un norte europeo digno al que tender que les evite una comparecencia en este mundo auspiciada por el hacinamiento y la ausencia de oportunidades, pero el determinismo geográfico sigue constituyendo una ruleta de fortuna o infortunio, según meridianos. Mientras África se expande hasta límites inimaginables en lo demográfico, Europa se blinda, se extirpa los audífonos de socorro y eleva sus muros defensores ignorando que un día se asentaron en aquella tierra de negros sometidos para explotarla sin recatos.

Suelo ser cauteloso con las proyecciones de futuro porque este suele estar plagado de imprevistos, pero las que oficializan la demografía africana no invitan al optimismo. Citaré solo un país, Nigeria, en la actualidad 190 millones de habitantes y que en 2050 se estima pueda llegar a los 390, habida cuenta de la amplitud de la base de su pirámide demográfica. Solo con que las proyecciones se cumplan en su mitad, el excedente de sapiens del tradicionalmente conocido como continente negro va a infligir una presión migratoria implacable hacia el norte abundante, impelidos por el hambre, por el ansia o por la necesidad de dejar de vivir en un gueto geográfico insuficiente para contener a tantos sin conflictos. Y si una madre saheliana no repara, hoy, en montar a su hijo en una patera aun a riesgo de ahogamiento para que pueda gozar de un mañana esperanzador, cuando miles, millones de madres florecidas se encuentren con hijos sin futuro, van a seguir operando del mismo modo porque el deseo de mejorar las condiciones de vida está incorporado en el patrón evolutivo de los seres humanos.

Si Europa fue capaz de dejar los escrúpulos de lado y adueñarse de África, parece razonable que ahora intervenga con políticas duales destinadas a provocar desarrollo a la vez que en evitación de futuras migraciones masivas que amenacen su estabilidad económica, social y estratégica sin recurrir al exterminio, como ha venido ocurriendo a lo largo de la historia cuando lo excesivo ahoga, cuando los fuertes quieren seguir preponderando sin estorbos.

Si escribo que la solidaridad sanitaria de los estados desarrollados en la crisis del Ébola solo se debió al miedo de que un mundo globalizado pudiera infectarse a la vez que África, quizá esté llevando demasiado lejos mis suspicacias y mi reputación de escéptico, pero ya no lo voy a retirar.

Cuando termino, la noche ya se extiende sobre las aguas italo-maltesas o viceversa donde el Aquarius espera confirmación de ruta hacia Valencia, con un archipiélago de cuerpos contiguos expeliendo humanidad y preguntándose por qué a nosotros, qué delito hemos cometido naciendo negros, africanos y pobres. Alguno todavía habrá que le rece a algún dios inventado por humanos avanzados, pero de momento solo una versión politizada de mesías que atiende Pedro Sánchez ha aparecido generoso al otro lado de las súplicas.

6 pensamientos en “TODOS NEGROS

  1. Tu escrito rezuma demagogia y “dictatoriedad”, solo valen las opiniones afines a tu ideología, si no es que son fachas. Pues te lo voy a decir muy claro: RESPETA LAS OPINIONES AJENAS. Cógete el diccionariode la RAE y apréndete a fuego qué significa libertad o democracia. Dictadores como Stalin o Franco son más democráticos que tú. Tu texto, además, contiene altas dosis de homofobia, sexismo, machismo y racismo. Con lo que nos ha costado librarnos de dictadores en Espana, ahora tenemos que aguantar a los que vienen…

    • Encantado de provocarte, será que te identificas, yo, desde luego, con tus catalogaciones, no. Saludos

      • A mí no me has provocado en absoluto, pero desde mi libertad, esa que tanto odias, me tomo la libertad, valga la redundancia, de senalarte como alguien xenófobo, homófobo, LGTBófobo y palmero de los esclavistas. Te has lucido con tu análisis. No te creas que porque hayas estudiado una carrera de pinta y colorea, tragándote toda la propaganda mundialista, vas a argumentar mejor que cualquiera. En el terreno de las letras, te queda mucho por aprender, y de momento, siendo prisionero (como todos) de tus palabras, largo trecho te queda para defenderlas cuando se te rebaten desde argumentos sólidos.

        Un saludo cordial.

  2. Jaunma, un consejo, no te creas que por haber trabajado en medios de comunicacion y escribir un blog publico estas exento de que venga alguien desconocido a darte una paliza dialectica. No solo los periodistas o escritores creadores de opinion teneis la habilidad de fulminar argumentalmente a quien sea

    • Yo solo escribo, no pontifico, haz, tú o quién sea, lo que deba. Mientas la paliza sea dialéctica. Saludos

      • Por supuesto que paliza dialectica, los de las palizas fisicas son siempre los mismos, esos que agreden a españoles por la calle, o los que violan a españolas porque van vestidas como p***s, incompatible con su cultura, esos que son los que los dictadorzuelos defienden a capa y espadas. Os lucis algunos, en fin

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s